Como ya sabrás, la calidad y el estado de tus neumáticos es una parte esencial para garantizar la mayor seguridad al volante. Por este motivo, tienes que saberlo todo acerca del sistema de control de presión de neumáticos: qué es, cómo funciona y su importancia. Te lo contamos en este post de Neumáticos Km0.

El sistema TPMS es una tecnología de gran importancia para garantizar una buena experiencia de conducción. Es por ello, que debes conocer en mayor profundidad cómo funciona y las posibilidades que ofrece el control de presión de neumáticos.

Descubre qué es el sistema de control de presión de neumáticos

El sistema TPMS es un controlador de presión de neumáticos y, por tanto,  su objetivo principal es avisar al usuario en el caso de existir cualquier anomalía en la presión de estos componentes.

No obstante, debes saber que dependiendo de la antigüedad del vehículo este sistema permitirá conocer unos u otros datos. Por ejemplo, en algunos modelos, el sistema TPMS de los neumáticos emite una alerta en el cuadro de mandos del vehículo, que consiste en un icono o las letras “tpms”.

Es decir, en los vehículos más básicos se indica la existencia de una incidencia en la presión de las ruedas, pero no indica cuál de ellas es la perjudicada.

Por otro lado, encontramos modelos más completos que sí indican cuál es el neumático que presenta una presión inadecuada, además de la posibilidad de ofrecer información más detallada sobre la presión y la temperatura de estos componentes.

¿Cómo funciona un sistema de control de presión de neumáticos?

Con respecto al funcionamiento del control de presión de neumáticos, debes saber que no todos los vehículos presentan el mismo método de medición. Por tanto, esto va a depender del modelo de vehículo y el fabricante o marca en particular.

Te puede interesar:  ¿Cómo funcionan los sistemas de frenos y qué tipos hay?

En este sentido debemos distinguir entre los siguientes:

· Método Indirecto o Pasivo

Se trata de un método de funcionamiento bastante simple. ¿Por qué? Porque en el caso de que un neumático presente una presión diferente a las del resto, este girará a distinta velocidad que los otros.

El sistema antibloqueo de ruedas (ABS) se encarga de medir las velocidades de estos componentes. Al detectar alguna anomalía en las velocidades, se activa automáticamente un mensaje de aviso desde la unidad de control del ABS en el cuadro de instrumentos. Este aviso indicaría una inadecuada presión de inflado.

· Método Directo o Activo

Por otro lado, nos encontramos con este método para el control de presión de los neumáticos. Este se basa en el hecho de que la válvula de la rueda incorpora un sensor con una batería integrada, la cual se encarga de medir la presión absoluta de la rueda. Los datos de la presión disponibles, se transmiten por radio frecuencia a la unidad de control de sistema.

De este modo, puede producirse un aviso de falta de presión que permanezca fijo en el cuadro de instrumentos. En este caso, siempre se recomienda circular con la mayor atención y prudencia, además de revisar lo antes posible las ruedas para poder detectar qué está causando la anomalía.

Por otro lado, si el aviso está parpadeando, será indicativo de la necesidad de realizar una diagnosis del sistema para poder comprobar si existe algún problema en el funcionamiento del mismo.

No obstante, una vez se haya resuelto la incidencia y se haya inflado los neumáticos para que estos recuperen su presión habitual, se podrá cancelar el aviso de forma manual. Según la marca y el modelo de vehículo en cuestión, se podrá realizar mediante la máquina de diagnosis o desde el propio menú del ordenador.

Otros aspectos a tener en cuenta sobre el control de presión de los neumáticos

Has de saber que en el método directo o activo, tanto la válvula como el sensor, deben ser comprobados y verificados, cada vez que se realice un cambio de neumáticos. De hecho, debe de realizarse la inspección física, visual y el diagnóstico electrónico de los mismos.

Te puede interesar:  Neumáticos RunFlat ¿Los mejores neumáticos?

Asimismo, debes tener en cuenta que la pila o batería del sensor para el control de la presión de tus neumáticos no se puede sustituir. Esta puede funcionar durante unos 10 años y, en el caso de que deje de funcionar, habría que realizar la sustitución del sensor al completo.

De este modo, cuando se realice este diagnóstico, con la máquina de diagnosis, se podrá observar el nivel de batería del sensor y si este tiene que sustituirse o no. Ten en cuenta que al sustituir una rueda, será preciso reprogramar el módulo de control de presión de neumáticos con la máquina de diagnosis.

Por otro lado, también debes conocer que en vehículos sin sensor de presión con método indirecto, lo mejor será cambiar la válvula cuando se sustituya el neumático.

¿Por qué es tan importante el control de presión de los neumáticos?

Como ya habrás podido comprobar, el sensor de presión de aire de neumáticos permite controlar el estado óptimo de estos componentes. Y en este sentido, es posible prevenir riesgos mayores con respecto a la seguridad vial.

El sistema TPMS es una tecnología que basa su funcionamiento en la alerta de cualquier anomalía en la presión de las ruedas, para avisar al usuario de que algo no va bien. De este modo, se podrá detectar el problema y actuar para poner a punto el vehículo lo antes posible. Sólo así se podrá evitar cualquier tipo de incidente en consecuencia.

Esperamos que este artículo sobre el control de presión de los neumáticos te haya sido de gran ayuda. Puedes encontrar más información y recomendaciones en nuestro blog.

Recuerda que en Neumáticos Km0 hacemos todo lo posible para preservar tu seguridad y confort al volante. Si necesitas asesoramiento o de nuestros servicios, no dudes en contactar con nosotros.