¿Los neumáticos tienen mantenimiento? ¿Se los puedo hacer yo o requiere de un experto que lo realice? Desde Neumáticos Km 0 te respondemos a todas estas preguntas presentándote 7 consejos indispensables para el correcto mantenimiento de neumáticos. Si sigues leyendo podrás comprobar que algunos mantenimientos puedes hacerlos tú mismo sin necesidad de herramienta especializada o mucho tiempo.

mantenimiento de neumaticos

 

El cambio de neumáticos requiere muchas veces de un cierto desembolso para poder realizarlos. Desde neumáticos nuevos o de segunda mano. Debemos tener en cuenta que los neumáticos son el único elemento en contacto con el suelo. Por tanto son el único medio que hay entre lo que el conductor quiere hacer y como responde el vehículo. Es por ello que son un elemento vital en la seguridad de un coche.

No obstante, con el paso del tiempo, es habitual que se produzcan desgastes en los mismos, ya sea en la banda de rodadura, pinchazos o un desgaste prematuro de los neumáticos. Esto se debe a que no se le ha realizado un correcto mantenimiento, por lo que se les acorta la vida útil mucho más de lo que podrían valer.

A continuación, te vamos a dar los 7 consejos profesionales para el mantenimiento de tus neumáticos:

Banda de Rodadura: fundamental en el cuidado y mantenimiento de neumáticos

Ten en cuenta que el neumático es el único elemento que te separa del suelo, pero en concreto el área de contacto con la carretera es prácticamente de 25  centímetros por lo que debemos prestar una especial atención para que rindan perfectamente.

Ten en cuenta también que esta pequeña zona de contacto soporta mucho peso: es la encargada de responder a los distintos movimientos que se producen durante la conducción y debe absorber los obstáculos que nos encontramos por el camino.

El cómo se encuentren las llantas también influye en la banda, ya sean la condición en la que se encuentren, como si son las dimensiones idóneas para el vehículo. Si quieres saber más sobre tipos de llantas o cuánto cuesta reparar una llanta, contamos con sendos artículos en nuestro blog que responden a estas cuestiones.

Cabecera-land-seminuevos

Profundidad del dibujo del neumático

De cara al cuidado de tus neumáticos debes observar regularmente el dibujo de tus neumáticos. Es precisamente la profundidad de ese dibujo es la que te va a garantizar un agarre y tracción adecuados.

Según la legislación vigente el mínimo es de 1,6 mm de profundidad. Ten en cuenta que estas ranuras en el neumático están pensadas para drenar el agua y mantener la seguridad del vehículo, disminuyendo riesgo de aquaplaning. De la misma forma, gracias a ese dibujo el agarre es mayor y la respuesta al frenado mejora considerablemente.

Te puede interesar:  Neumáticos de verano vs All-Season: ¿Cuál elegir?

La importancia de la presión en el cuidado de nuestros neumáticos

Clave en el mantenimiento de neumáticos: revisar periódicamente la presión de nuestros neumáticos. Nuestra recomendación es tener siempre la presión exacta. ¿Y dónde aparece la presión ideal en nuestro coche? En el manual técnico del vehículo. Con ello evitaremos un desgaste prematuro, aumentando además confort y seguridad.

Debes comprobar la presión de tus neumáticos por lo menos una vez al mes. Esto incluye la rueda de repuesto.  Y ten en cuenta hacerlo con el coche en frío ya que si has circulado previamente, el calor del trayecto habrá aumentado esa presión.

Si tenemos una presión inferior a la indicada corremos el riesgo de sufrir daños en el neumático. De la misma forma, si hay un exceso de presión reduciremos la vida útil del neumático. En cambio si la presión es correcta ahorraremos combustible y mejoraremos la sensación de confort al volante.

Equilibro y paralelo de tus ruedas: mejor en un taller especializado

Cuando cambies tus neumáticos no te olvides de realizarle un equilibrado adecuado en un taller especializado. El equilibrado de ruedas permite que los neumáticos y llantas giren sin causar ninguna vibración. Esto se realiza básicamente revisando los puntos donde la llanta es más pesada y sustituyéndolo con contrapesos en el parte opuesta de la llanta.

Por otro lado, el paralelo consiste en ajustar los ángulos de caída de las ruedas para que estén perpendiculares al suelo y paralelas unas con otras. Con esto aumentamos la vida de los neumáticos lo máximo posible, y nuestro vehículo circulará recto sin ningún imprevisto.

 

¿Por qué es importante hacer un equilibrado y paralelo a los neumáticos?

La importancia de corregir el paralelo: muchos de nosotros no somos conscientes de la importancia del paralelo en nuestros vehículos. Muchas veces pensamos que nada tiene que ver el desgaste de las ruedas con el paralelo. Estamos equivocados; es directamente proporcional el tener un paralelo mal hecho a un desgaste prematuro de los neumáticos. Se recomienda hacer el paralelo cada 6 meses o cada 10.000 kilómetros. Estar en posesión de un coche o furgoneta con un mal paralelo en las ruedas puede ocasionar otros problemas asociados como:

–              Desgaste irregular en los neumáticos

–              Frenada no óptima

–              Desgaste de la suspensión, con el coste adicional que significa

 

Si la geometría de la suspensión del vehículo no es la correcta nuestra conducción no será confortable, por ello es conveniente si tu neumático ha sufrido un golpe por ejemplo, que acudas a un especialista para que la inspeccione. Así que ya sabes: para un correcto mantenimiento de neumáticos recuerda llevarlos a un taller especializado en alineación y paralelo de nuestro vehículo. En Neumáticos Km0 contamos con la infraestructura adecuada y un personal altamente cualificado para hacerlo. Con ello evitarás esas vibraciones tan molestas al conducir.

 

Los neumáticos traseros, prestarles mayor atención si cabe

Los neumáticos traseros habitualmente no están  conectados con el volante por lo que es difícil saber como funcionan durante la conducción. Como norma general es aconsejable colocar los neumáticos nuevos en la parte trasera si solo cambiamos dos neumáticos. Con ello conseguiremos un mayor control de frenada y del vehículo en general, mejorando la conducción en situaciones difíciles.

Te puede interesar:  Lo que debes saber del equilibrado de un vehículo

No hay que hacer distinciones entre vehículos de tracción delantera, tracción trasera o integral; aunque es sólo en los de tracción trasera donde las ruedas motrices son las posteriores, el desgaste en uso normal hace que sea recomendable en todos los vehículos hacer la rotación de neumáticos. Y más si se pone un par nuevos y no los cuatro a la vez.

Las válvulas, no duran toda la vida

Otro elemento a revisar en el mantenimiento de neumáticos. Las válvulas de tus neumáticos están fabricadas en goma, por lo que el tiempo y las condiciones adversas  terminan por deteriorarlas. Esto puede provocar una perdida de presión al disminuir la estanqueidad. Revisa las válvulas para mantener presión de inflado, estanqueidad y garantizar y mejorar la vida útil del neumático.

Se recomienda la sustitución de la válvula o el cambio de la junta tórica (en caso de válvulas inteligentes) en cada cambio de neumáticos.

La válvula es un elemento imprescindible en la hermeticidad, la duración y seguridad del neumático. Una válvula defectuosa o en mal estado equivale a poner en riesgo nuestra seguridad.

Durante su ciclo de vida, la válvula se deteriora por envejecimiento y oxidación así como por efecto de la fuerza centrífuga del rodamiento del vehículo. Por lo tanto es imprescindible su cambio.

mantenimiento de neumaticos

 

El mejor mantenimiento de neumáticos: acudir a un taller especializado

Hay muchos de los mantenimientos que, a no ser que dispongamos de maquinaria especializada profesional, no es imposible realizarlas por nuestra propia cuenta. Siempre hay que acudir a un taller de confianza y especializado en neumáticos.

Al realizar tanto paralelo y alineación, hay que asegurarse de que el vehículo funciona perfectamente. Que se desvíe, o que vibre el volante es signo de que el paralelo o alineación no están bien hechas.

Hay que volver al taller, y pedir que se vuelva a revisar el trabajo realizado. Si fuese necesario se puede pedir al técnico que conduzca el vehículo para que compruebe la raíz del problema ¡Vuestra seguridad ante el volante es lo más importante!

Si te ha gustado este post, y quieres dejar un comentario a continuación, o por el contrario tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros.

¡Estamos para atenderte!