¿Qué es la dirección asistida y cómo funciona?

La dirección asistida es un elemento fundamental en la conducción. Si eres joven, tal vez no hayas circulado sin ella, pero te podemos asegurar que conducir un coche sin dirección asistida no es nada cómodo. En la actualidad, por suerte,prácticamente es imposible encontrar un vehículo nuevo sin este desarrollo mecánico.

La dirección asistida se comenzó a implementar a principios del siglo XX, pero hasta hace muy pocos años todavía se comercializaban vehículos sin este avance.

En este post encontrarás toda la información que necesitas conocer: ¿Cómo funciona? ¿Qué tipos hay? ¿Cómo mantenerla? Sigue leyendo y ¡sal de dudas!

¿Cuál es la función de la dirección asistida?

Esta permite reducir considerablemente la fuerza que el conductor tiene que hacer para girar el volante de su coche. Esta hace la mayoría del trabajo y gracias a ello puedes cambiar la dirección de tu vehículo con un ligero movimiento de muñeca.

Sin ella, por mucho frío que hiciera, aparcar era sinónimo de sudar. Además, generaba dolores en los brazos y la espalda y era un auténtico impedimento cuando el conductor se veía obligado a realizar movimientos bruscos.

De todos modos, aunque en los coches es indudable que ha sido un gran avance, imagina el cambio en los grandes camiones de carga. Sin duda, un antes y un después.

¿Qué tipos de dirección asistida existen?

dirección asistida

Si lees en los documentos de tu vehículo: hidráulica, electro-hidráulica o eléctrica y no terminas de entender qué significa, puedes estar tranquilo, te lo vamos a explicar a continuación.

Estos 3 tipos de dirección asistida son muy eficaces, pero tienen importantes diferencias entre ellos:

Dirección asistida hidráulica, un clásico

La dirección hidráulica, como habrás imaginado, utiliza energía hidráulica. ¿Cómo funciona? A través de una bomba de dirección hidráulica. Esta permite enviar el fluido necesario a la cremallera de dirección y lograr que el conductor tenga que hacer un esfuerzo mucho menor al cambiar la dirección.

El líquido hidráulico llega a la caja de dirección por medio de mangueras y tubos. Puede parecer que es solo una ayuda para que girar el volante sea más sencillo, pero este tipo de dirección se encarga de realizar la mayoría del trabajo.

Hoy en día este modelo está siendo sustituido por otros más avanzados, pero en la década de los 90 y principios del siglo XX era el más habitual. De hecho, si tuviste un coche con dirección asistida en esa época, es muy probable que tuviera incorporado este modelo.

Dirección electro-hidráulica, consume solo lo necesario

Es una evolución de la anterior. Este sistema supone una importante mejora porque en vez de accionarse por medio de la bomba hidráulica, lo consigue mediante un motor eléctrico que se alimenta a través de la batería.

Al no estar conectada al motor directamente, solo se activa cuando es estrictamente necesario y con ello se ahorra mucho combustible. Es decir, solo se utiliza cuando el conductor mueve el volante y de forma automática disminuye su asistencia con altas velocidades y la aumenta a  bajas velocidades.

Este tipo de dirección asistida tiene muchos menos problemas mecánicos y eso a la larga también es un importante ahorro.

Dirección asistida eléctrica, presente y futuro

direccion-asistida

La dirección eléctrica, también conocida como sistema EPS, es el modelo más reciente de dirección asistida. Como sucede con la electro-hidráulica, también requiere un motor eléctrico. Este se coloca directamente en la columna de dirección.

Sus prestaciones son muy bien acogidas por la industria automotriz y hoy en día se utiliza en todo tipo de vehículos. También en algunos tan espectaculares como el Ferrari Portofino. ¿Cuáles son sus ventajas? Es simple, permite un ahorro importante y ofrece mucho confort.

Eso sí, sus reparaciones son complicadas. Si tu coche tiene dirección asistida eléctrica llévalo a un taller contrastado porque para su correcta optimización requiere de herramientas especiales y profesionales de primer nivel. En Neumáticos Km0 cumplimos estos requisitos y estaremos encantados en ayudarte.

También existe la dirección mecánica, pero esta prácticamente ha caído en desuso.

Mantenimiento de la dirección asistida

Es importante controlar el estado de la dirección de forma regular. En el caso de la eléctrica pura no es imprescindible, pero sí lo es en la hidráulica y en la electro-hidráulica.

¿Quieres conocer algunos consejos para que no se te encienda el testigo amarillo de la dirección asistida? Estos son algunos de ellos

✅Cremallera de dirección: estar pendiente de su funcionamiento.

✅Evita fugas de líquido. Si el líquido desaparece por una fuga te encontrarás con un problema muy importante. Revisa que siempre tienes y recuerda reemplazarlo en los plazos que recomienda el fabricante.

✅Asegúrate de que el aceite de la dirección asistida está en buen estado.

✅Evita girar el volante hasta el tope.

✅Comprueba que la presión de la bomba sea la correcta.

✅Revisa los amortiguadores.

Si notas que la dirección se vuelve dura o notas sonidos extraños, te recomendamos que asistas a un taller para evitar posibles averías. Además, recuerda que en el manual de tu vehículo encontrarás interesantes recomendaciones para tener la dirección asistida de tu vehículo en perfecto estado.

dirección asistida

Los neumáticos: otro detalle a tener muy en cuenta

Es muy habitual pensar que tienes un fallo en la dirección asistida y, sin embargo, puede que los problemas que detectas se deban al desgaste o la mala presión de los neumáticos.

De todos modos, curiosamente, estos elementos también pueden acabar generando a la larga una avería en la dirección. Por ello, te recomendamos que visites uno de nuestros talleres, somos especialistas en neumáticos y te miraremos la presión de los neumáticos, los equilibraremos y alinearemos para que funcionen de la forma adecuada sacando el máximo rendimiento de ellos, al mejor precio.

Líquido de la dirección asistida: ¿cuándo cambiarlo?

Los fabricantes suelen recomendar hacerlo como máximo cada 2 años y 100.000 kilómetros. Nunca superar esos parámetros. De todos modos, debes estar alerta a los siguientes síntomas:

✅ Color inusual, sobre todo cuando se oscurece.

✅ Cambiar el líquido de la dirección asistida si hueles extraño.

✅ Dureza o resistencia excesiva del volante.

✅ Sonidos raros al girar la dirección.

✅ Lógicamente, cuando hay una fuga o pérdida del líquido de dirección.

✅ Cuando se han realizado reparaciones en elementos que afectan a la dirección.

Estos son los principales indicadores de que debes rellenar el líquido de la dirección asistida, así que los debes tener muy en cuenta. El cambio lo puedes hacer tú mismo, para ello deberás elegir entre fluidos sintéticos, semisintéticos y minerales, pero por seguridad siempre será más recomendable que lo haga un profesional.

¿Ya eres un auténtico experto en dirección asistida? Esperamos haber resuelto todas tus inquietudes. De todos modos, si tienes cualquier otra duda o quieres que pongamos apunto tu vehículo, ponte en contacto con nosotros. ¡Te esperamos!