Todo lo que saber acerca de cómo reparar llantas

¿Tienes dudas sobre cómo reparar llantas? Estás en el lugar indicado. En este post encontrarás información detallada sobre cómo y cuándo arreglar una parte tan importante para tu vehículo como esta.

¿Sabes qué elementos tiene una rueda? Cubo, neumático, tapacubo y ¡llanta! Aprender cómo reparar llantas y varios detalles clave sobre su uso y funcionamiento, te permitirá conocer qué es lo que necesita tu vehículo y tomar buenas decisiones. ¿Empezamos? ¡Vamos a ello!

¿Qué es una llanta?

Para hacer algo tan complejo como arreglar llantas, tienes que tener claro antes qué son exactamente. Estas se encargan de unir los ejes con el neumático y garantizar la estabilidad y amortiguación del vehículo. Estas piezas vienen de serie con el vehículo y se cambian por estética o por deterioro.

Para una conducción adecuada y sobre todo segura, es fundamental que esta parte del coche esté siempre en un estado óptimo.

Tipos de llantas

 

Según los materiales utilizados para su fabricación, hay distintos tipos de llanta.La respuesta a cómo reparar llantas cambia dependiendo de cada tipo, por lo que es importante que los sepas diferenciar.

    • ⏩Llantas de aleación. Estéticamente son increíbles. Este tipo de llantas son hoy en día muy populares por el agarre, la suspensión y la ligereza y resistencia que ofrecen. Son el resultado de una mezcla, la más habitual es entre aluminio y magnesio.
    • ⏩Llantas de aluminio. Son muy ligeras y resistentes, además suelen tener una gran calidad-precio.
    • ⏩Llantas de acero. Saber cómo reparar llantas de acero es mucho más sencillo que con otros materiales. Otra ventaja es que son mucho más económicas. Pese a ello, al ser muy pesadas y no ser muy estéticas, cada vez es menos habitual verlas.
    • ⏩Llantas de magnesio. Son muy resistentes y ligeras. Son muy habituales en coches de competición. Si te preguntas cómo es reparar llantas de magnesio, ya te adelantamos que el proceso es más caro que con el resto de materiales.
    • ⏩Llanta de fibra de carbono. Estas revolucionarias llantas son muy cotizadas por los amantes del motor. Ofrecen ligereza, resistencia y grandes prestaciones. Eso sí, su precio no es apto para cualquier bolsillo.

¿Cuándo reparar una llanta?

Hay algunos casos que son muy obvios, pero hay que tener en cuenta que también pueden producirse pequeñas fisuras, solo detectables con la tecnología de los talleres mecánicos.

Por ello, conviene que realices revisiones periódicas y que visite a tu mecánico a la menor duda que te surja. Así pues, si has notado algo extraño al superar un bache o has tenido un golpe en las llantas, lo mejor es que vayas al taller y evites correr el riesgo de sufrir un accidente.

Y es que, algo aparentemente tan insignificante como un roce con la acera al intentar aparcar, es una de las causas más comunes de reparación de llantas. Otros casos habituales son: arañazos, reventones, golpes y llantas agrietadas, deformadas o fisuradas.

¿Cómo reparar llantas?

Las llantas son una de las partes del vehículo más expuestas a sufrir daños. Por ello, es muy positivo que sepas cómo reparar llantas. La restauración de llantas depende fundamentalmente de dos puntos: el daño que esta tenga y el tipo de material.

 

De todos modos, aunque no sea exactamente igual, en la reparación de llantas de aluminio y en la reparación de llantas de aleación, por citar dos ejemplos, el proceso es muy parecido. Por ello, a continuación, vamos a comentarte cuáles son los pasos más habituales para realizar una reparación cinco estrellas.

Limpiar

Este siempre debe ser el primer paso. La llanta debe quedar limpia para que desaparezca la suciedad y que sean más visibles los posibles daños. Si fuera necesario, se pueden utilizar tratamientos mecánicos, pero por lo general bastará con desengrasantes químicos.

En los talleres que apuestan por la tecnología, como es el caso de Neumáticos Km0, hay máquinas en las que poder limpiar varias llantas a la vez. Este avance agiliza y mejora el proceso de forma significativa.

Neumáticos KM0

Detectar los daños

Como es lógico antes de reparar debemos detectar cuáles son los daños de la llanta para valorar cuál va a ser el trabajo a realizar para su reparación.

Estos daños pueden ser simplemente estéticos, como arañazos, pintura deteriorada o perdida de brillo. En estos casos el trabajo a realizar será menor ya que no ha dañado la estructura de la llanta y solo será necesario reparar y pintar.

En cuanto a los daños estructurales de la llanta, en este caso el trabajo será más laborioso y delicado para garantizar ante todo la seguridad. Algunos ejemplos son: llantas dobladas, golpes, fisuras, y rajas, entre otros.

Algunos de los pasos para reparar una llanta son los siguientes:

 

Torneado de llantas

En primer lugar, se introducen  en un torno para reparar los posibles golpes o abolladuras de la llanta en cuestión.

En algunos casos es necesario, añadir material y soldar, para posteriormente rectificar el material sobrante y dejar la llanta completamente redonda, sin ningún salto ni golpe.

Lijado de llantas

Una vez la llanta tiene la forma perfecta, es necesario lijar la llanta para su posterior pintado.

Chorro de arena

Después de un lijado perfecto, se utiliza el método de chorro de arena. Este se utiliza para limpiar toda la superficie. Llega a las partes más complicadas y consigue el mejor acabado en la pintura.

Aire a presión

Con aire a presión se sopla toda la llanta llegando a todas las partes evitando que haya ninguna impureza antes de pintar las llantas.

Pintar

¡Por fin! Elige si quieres mantener el color original o cambiarlo por uno nuevo que de una personalidad distinta a tu coche.

Para pintar una llanta y teniendo en cuenta la alta temperatura que va a alcanzar en su vida útil, recomendamos utilizar pintura en polvo electroestática para un acabado perfecto. No es una buena opción pintar las llantas con spray o con pistola de pintura.

Si quieres un acabado perfecto, te recomendamos que lleves tu coche a un taller profesional. En estos, además de tener más experiencia, antes y después de pintar introducen las llantas en un horno con el objetivo de que la pintura se fije mejor en la superficie. Créenos, se nota la diferencia.

Horno

Una vez pintadas las llantas con la pintura en polvo electroestática, es necesario meter las llantas en un horno a alta temperatura para que esa pintura en polvo se funda y alcance su estado óptimo. Más tarde se dejarán secar, en un ambiente seco.

Consejos para el cuidado de tus llantas

Siempre hay que saber cómo reparar llantas de coche porque, tarde o temprano, sufrirán algún daño. Pese a ello, se pueden mantener en correcto estado durante mucho tiempo si se toman las medidas adecuadas. Estas son algunas de ellas:

✅Cuidado al aparcar: Muchos daños en las llantas, sobre todos los estéticos, se producen al aparcar. Por ejemplo, rozando la llanta con un bordillo.

✅No sobrecargar el vehículo. Esto perjudica a las llantas y tiene otros hándicaps como, por ejemplo, el aumento del combustible.

✅Ser cuidadoso y estar alerta. Hay que intentar conducir con atención a la carretera para evitar esos pequeños golpes que terminan haciendo inevitable una reparación.

✅Cuidado al limpiar el coche. No utilizar productos corrosivos que deterioran la pintura de tus llantas. Este detalle no siempre se tiene en cuenta y es muy importante.

Confiamos en que este post te haya ayudado a conocer un poco más cómo reparar llantas de una forma adecuada. De todos modos, lo recomendable es ponerte en manos de profesionales. Solo ellos, te aseguran que el cambio es correcto.

Si quieres realizar una reparación de llantas en Madrid o simplemente pintarlas con acabados increíbles, en Neumáticos Km0 ponemos nuestra experiencia y nuestras máquinas para reparar llantas a tu disposición. Y si te preguntas, cuánto cuesta reparar una llanta de coche, debes saber que te haremos un presupuesto detallado. ¡Te esperamos!